LOS BESOS ROBADOS DE BRIDGET

Bridget Williams se considera una mujer independiente, racional, madura y afortunada. Tiene un buen trabajo, un amoroso padre, una mejor amiga increíble y una vida fantástica. Sin embargo, hay algo, alguien, que desde una tierna edad le roba los suspiros: Keith Stuart, el hermano de Kaethennis, la mejor amiga de Bridget. No es un secreto que se conocen desde toda una vida. No es un secreto que sus corazones se aceleran cuando se trata del otro. Piensan que sus sentimientos son secretos, pero la realidad es que todos perciben el fuego y las chispas que hay a su alrededor, ante las cuales Keith se niega a actuar. Él tiene miedo al compromiso. Pero, ¿es ese miedo más grande que la idea de perder a Bridget? Bromas, abrazos, decepciones y besos son los ingredientes que componen una historia apasionada y llena de terquedad que se han encargado de construir a lo largo de los años. ¿Cuánta fuerza de voluntad puede existir para resistirse a unos besos que saben a gloria? Keith tiene una debilidad: los labios de Bridget. Él simplemente no puede evitar robar sus besos. Los problemas están a la vista, el resultado de una debilidad es la consecuencia a la que deben enfrentarse. Ahora ellos deben decidir si se atreverán a admitir sus sentimientos o continuarán fingiendo que nada sucede. Sea cual sea la decisión, hay una cosa que ambos saben muy bien: Keith no puede vivir sin los besos robados de Bridget.
Disponibilidad: 17 en stock
750

Bridget Williams se considera una mujer independiente, racional, madura y afortunada. Tiene un buen trabajo, un amoroso padre, una mejor amiga increíble y una vida fantástica. Sin embargo, hay algo, alguien, que desde una tierna edad le roba los suspiros: Keith Stuart, el hermano de Kaethennis, la mejor amiga de Bridget. No es un secreto que se conocen desde toda una vida. No es un secreto que sus corazones se aceleran cuando se trata del otro. Piensan que sus sentimientos son secretos, pero la realidad es que todos perciben el fuego y las chispas que hay a su alrededor, ante las cuales Keith se niega a actuar. Él tiene miedo al compromiso. Pero, ¿es ese miedo más grande que la idea de perder a Bridget? Bromas, abrazos, decepciones y besos son los ingredientes que componen una historia apasionada y llena de terquedad que se han encargado de construir a lo largo de los años. ¿Cuánta fuerza de voluntad puede existir para resistirse a unos besos que saben a gloria? Keith tiene una debilidad: los labios de Bridget. Él simplemente no puede evitar robar sus besos. Los problemas están a la vista, el resultado de una debilidad es la consecuencia a la que deben enfrentarse. Ahora ellos deben decidir si se atreverán a admitir sus sentimientos o continuarán fingiendo que nada sucede. Sea cual sea la decisión, hay una cosa que ambos saben muy bien: Keith no puede vivir sin los besos robados de Bridget.

Especificaciones de productos
Autor STEFANY, DARLIS
Editora NOVA
Encuadernado TAPA SUAVE
Páginas 160
Los clientes que compraron este producto también han comprado
Imagen de A DOS METROS DE TI
995

A DOS METROS DE TI

Necesitamos estar cerca de las personas que queremos casi tanto como el aire que respiramos. A Stella Grant le gusta tener el control, a pesar de no poder dominar sus propios pulmones, que la han tenido en el hospital la mayor parte de su vida. Por encima de todo, Stella necesita controlar su espacio para mantenerse alejada de cualquier persona o cosa que pueda transmitirle una infección y poner en peligro su trasplante de pulmón. Dos metros de distancia. Sin excepciones. En cuanto a Will Newman, lo único que quiere controlar es cómo salir de este hospital. No le importan sus tratamientos, o si hay una nueva medicación en ensayo clínico. Pronto cumplirá dieciocho años y podrá desconectar todas estas máquinas. Desea ir a ver el mundo, no solo sus hospitales. Will y Stella no pueden acercarse. Solo con que respiren cerca, Will podría provocar que Stella perdiera su puesto en la lista de trasplantes. La única forma de mantenerse con vida es mantenerse alejados. ¿Puedes amar a alguien a quien no puedes tocar?
995